La importancia de que los Sistema de Detección y Alarma de Incendios estén certificados EN54-13

La Unión Europea regula los Sistemas de Detección y Alarma de Incendios (FDAS) bajo el Reglamento de Productos de Construcción (CPR). El estándar aplicable, EN 54, es posteriormente desarrollado por un comité técnico e implementado en los países miembros. Aparte de Europa, la norma EN 54 también es aceptada en varios países de América Latina, África y Asia.

La norma EN 54 se compone principalmente de una serie de 23 normas individuales cada una aplicable a un producto/equipo diferente.

Algunos ejemplos:

  • EN 54-2 Equipos de control e indicación (E.C.I.)
  • EN 54-5 Detectores de calor puntuales
  • EN 54-11 Pulsadores manuales de alarma

Cada estándar de producto individual especifica los requisitos aplicables a ese producto, cómo se llevarán a cabo las pruebas y los requisitos de aceptación. Todos estos estándares están armonizados bajo el CPR, lo que significa que son obligatorios para que todos los países los implementen.

Para los fabricantes tiene como resultado la necesidad de presentar informes de pruebas y certificados llevados a cabo por laboratorios independientes y organismos notificados. Adicionalmente, se requiere un control inicial, y posteriormente con carácter anual, de la producción en fábrica. Este control es realizado por el organismo notificado y es obligatorio para cada una de las plantas que intervienen en la fabricación de los productos.

En resumen, después de esto podemos estar seguros de que el rendimiento de los componentes, como la unidad de control, los detectores, los equipos inalámbricos, etc., cumplen con los estándares aplicables. Pero aún no sabemos cómo operarán juntos en un sistema en las condiciones de funcionamiento menos favorables. Esto se debe a que el rendimiento de cada componente se evalúa solo a partir de los resultados obtenidos en las pruebas especificadas, y eso no garantiza que este componente necesariamente funcione correctamente cuando se conecte con otro componente que también este cumpliendo con la parte que le aplica de la EN 54. Es aquí donde el entra en acción la EN54-13.

La EN54-13 se denomina “Evaluación de la Compatibilidad de los Componentes de un Sistema” y está ahí para verificar que todos los componentes certificados individualmente (tipo 1, según EN54-1) funcionarán juntos en las peores condiciones; carga mínima y máxima de los componentes en el lazo, carga de corriente máxima, comportamiento seguro y correcto cerca del corte y cortocircuito de los lazos, etc.

Aparte de eso, también se verifica que los componentes de tipo 2, por ejemplo, interfaces para BMS, soluciones en la nube, paneles de bomberos, etc. no tiene un impacto negativo en ninguno de los componentes de tipo 1.

Con la gran variedad de tecnologías de detección existentes y sistemas de detección y alarma cada vez más complejos, con todo tipo de controles de sistema externos y con conexiones a diferentes sistemas de gestión y otros medios para operación remota, será muy poco probable que todos los equipos provengan de un mismo fabricante.

¿Quién será entonces el responsable? La respuesta: el titular del certificado EN54-13.

El problema aquí es que EN54-13 no está armonizada y, por lo tanto, no es obligatoria para los fabricantes. Algunos países, como Alemania, Bélgica y Dinamarca lo exigen, pero no todos.

En el caso de España, desde la entrada en vigor del RIPCI (REAL DECRETO 513/2017) en el 2017 a los sistemas de detección y alarma de incendios se le debe exigir el cumplimiento de la EN54-13.

Incluso si no lo requiere la legislación local, es prudente que el diseñador y el usuario final lo exijan.

Compartir esta noticia

LO ÚLTIMO EN APIEM