La importancia de los sistemas de alimentación ininterrumpida (SAIS) en el crecimiento de la digitalización e industria 4.0 al servicio de la eficiencia energética

En la actualidad, la tendencia creciente del mercado es apostar por la digitalización y automatización de la gran mayoría de los sectores que nos rodean, ya sea industrial, terciario o residencial, lo cual, implica una necesidad constante de conectividad y transferencia de datos masiva, exigiendo, por tanto, una energía ininterrumpida, pero además que esta sea fiable y de calidad. Esta tendencia se encuentra directamente ligada con la apuesta por los Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAIS), que aseguran también una conciencia hacia la sostenibilidad, eficiencia energética y necesidad continuada de protección de la inversión realizada en equipos, puesto que estos tienen un papel cada vez más fundamental y crucial para la vida en las empresas, para la seguridad de las personas, para el almacenamiento y tratamiento de datos y muy importante para el sector de las comunicaciones.

Asimismo, estos equipos pueden verse afectados por las interferencias provenientes de la alimentación, ya sean desde apagones o fallos de red hasta transientes o distorsión armónica, pudiendo desencadenar la reducción de la vida útil de dichos dispositivos, entre otros problemas, los cuales se ven claramente solventados con la utilización de los SAIS, dispositivos destinados a proporcionar alimentación a los equipos conectados a los mismos en caso de que exista algún tipo de fallo o corte de suministro de la energía eléctrica.

Además, según la tecnología utilizada, también pueden regular un suministro eléctrico de mala calidad, controlando armónicos, ruidos, fluctuaciones de tensión y frecuencia y otros defectos frecuentes en la red, permitiendo así lograr una alimentación más estable y controlada, ayudando a maximizar la vida útil de los equipos que protegen.

Existen fundamentalmente tres tipos de tecnologías de SAI:

  • Tecnología OffLine: En los SAIS OffLine la corriente eléctrica está pasando sin ningún filtro a los dispositivos. En funcionamiento normal, la carga se alimenta directamente de la tensión de la red, por tanto, no son reguladas ni controladas las posibles variaciones de tensión y frecuencia de la red.

Aplicaciones de esta tecnología: zonas con pocas perturbaciones y red eléctrica de buena calidad, pequeñas oficinas y despachos, ordenadores personales y estaciones de trabajo.

  • Tecnología InLine: Los SAIS InLine incorporan un microprocesador que controla las fluctuaciones de la red. Este proceso de filtrado de la corriente que llega a los dispositivos conectados al SAI se realiza sin que entren a funcionar las baterías, por lo que la protección de este SAI InLine es mayor que para la tecnología anterior. Durante el momento de ausencia de alimentación, la salida es conectada al inversor, alimentado a su vez por las baterías, existiendo un pequeño tiempo de conmutación de unos pocos milisegundos.

Aplicaciones de esta tecnología: pequeños y medianos servidores, equipos de oficina, electrónica de red, pequeños grupos de lámparas de emergencia, sistemas de iluminación, etc. Dentro de este ámbito cada vez son más los usuarios finales que requieren en sus propias viviendas pequeños sistemas de alimentación ininterrumpida, para mantener operativos de forma continuada durante los tiempos de back-up de la batería, equipos sensibles como pueden ser ordenadores.

  • Tecnología OnLine: Los SAIS OnLine realizan una doble conversión de la energía (rectificación + inversión), la entrada es primero rectificada y después reconvertida en alterna en el inversor. En este caso, no existe tiempo de conmutación en el paso de red a batería porque la salida está siempre alimentada por el inversor. En caso de que no exista un fallo interno en el SAI dispone de un sistema de Bypass automático, garantizando la alimentación de la carga.

Aplicaciones de esta tecnología: servidores, telecomunicaciones, centros de procesado de datos, protección de líneas delicadas, aplicaciones industriales, entre otros. En estas aplicaciones es donde se encuentran los sectores líderes dentro del uso de los SAIS, como serían los data center y el sector industrial y terciario, debido a la necesidad de mantener la comunicación y correcto conexionado en dicha instalaciones.

La elección del SAI que mejor se ajuste a las necesidades requeridas en cada aplicación dependerá fundamentalmente de los siguientes parámetros:

  • Potencia de los dispositivos conectados – Generalmente se expresa como potencia aparente (VA). El factor más importante que es necesario considerar es el tipo de carga que va a ser conectada al SAI y lo crítica que esta sea para el proceso involucrado. En función de esto, se puede definir el tipo de tecnología a utilizar.
  • Autonomía del SAI – Se expresa en tiempo (segundos). Es necesario además tener en cuenta la autonomía del SAI (también conocido como tiempo de back-up) que será el tiempo en el cual el SAI es capaz de soportar la carga, con la alimentación almacenada en sus baterías, en ausencia de alimentación de la red.
  • Parámetros de alimentación de entrada/salida. Son el número de fases de entrada/salida, así como los valores de tensión y frecuencia de la línea de alimentación y la línea de salida del SAI.
  • Tipo de protección. Dependiendo del proceso de estudio, será necesario utilizar una u otra tecnología (tecnología OffLine, InLine, OnLine), en función del grado de protección requerido para el SAI.

Además de una correcta elección del SAI para asegurar su buen funcionamiento teniendo en cuenta las condiciones de aplicación, es necesario tener en cuenta, con el objetivo de mejorar y optimizar la vida útil de los mismos, un correcto mantenimiento, sobre todo centralizándose en las baterías internas del equipo. Sin ninguna duda es una línea de negocio que a veces pasa desapercibida, pero que es esencial para asegurar el funcionamiento en perfectas condiciones de esta industria.

Desde Temper buscamos la optimización de esta línea de negocio tradicional para nosotros, asegurando un correcto funcionamiento de los equipos y mejorando los tiempos de autonomía de los mismos, apostando por potencias estándar desde 1 a 10 kW de tecnología ONLINE para el sector terciario y pequeño sector industrial, así como ofrecer soluciones para el pequeño consumidor para el control de cargas sensibles en el pequeño sector terciario o en el ámbito residencial con nuestra gama de tecnología INLINE, todo ello con una excelente relación calidad-precio siendo conscientes del estado del mercado actual. Asimismo, disponemos de diversas soluciones por proyectos, ajustándonos al máximo a los requerimientos y peticiones de nuestros clientes.

Autora del post: Marta Blanco Rodríguez. Ingeniera de Producto en TEMPER

 46 Visitas

¿Que te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Compartir esta noticia

LO ÚLTIMO EN APIEM