El certificado de profesionalidad de Electricidad y la formación para obtener el Carné del RITE, formaciones estrella en tiempos de COVID-19

Llegó 2020 como un tsunami para revolucionarlo todo y también para dejar claro las actividades que pueden parar y las que es imprescindible que no lo hagan para que un país siga andando, aunque sea a pequeños pasitos. 

Y en este sentido, y con un Real Decreto que así lo confirmaba, la Electricidad y las Telecomunicaciones pasaron a ser sectores esenciales de actividad. Quizá ese contexto haya servido para aumentar el impulso de este tipo de formaciones, que ya venían registrando altos índices de matriculación en años anteriores.

Lo cierto es que, según un estudio de Adecco Group Institute, las profesiones más demandadas del momento pasan por la Formación Profesional y más en concreto por la electromecánica y las energías renovables. 

El estudio “Escasez de Talento: Qué quieren los profesionales” de Manpower muestra también que entre los perfiles con una mayor demanda se encuentran los oficios manuales cualificados que requieren formación profesional, como electricistas, soldadores o mecánicos.

Así lo confirman también desde el Centro de Formación de APIEM, en el que su responsable, Víctor Quintana, indica que el Certificado de Profesionalidad de Electricidad y el Certificado para obtener el Carné del RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas) son las formaciones más demandadas actualmente. 

A fecha de marzo de 2021, el Centro de Formación de APIEM contaba con dos cursos del Certificado de Electricidad completos con 16 alumnos por curso y ya se habían impartido tres formaciones de instalaciones térmicas, con 12 alumnos por curso.

En el verano de 2020, también desde el Centro de Formación de APIEM, señalaron como anécdota que parece de otro país y de otras épocas que los alumnos del curso del RITE estaban recibiendo muchas ofertas de empleo y que, en algunos casos, las propias empresas estaban esperando a que el alumno en cuestión acabase el curso y obtuviese su carné para formalizar la relación laboral. Que la empresa te espere es algo, sin duda, muy excepcional en los tiempos que corren.

En la pasada celebración del II Día Mundial de la Refrigeración, en junio de 2020, ya se puso de manifiesto la importancia y gran proyección de este sector, al que una triste pandemia mundial ha reconocido la importancia que siempre ha merecido. En aquella ocasión, Roberto Solsona, presidente de AEFYT (Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías) destacó que la refrigeración es “un pilar indispensable para garantizar con seguridad la alimentación de la población y mantener activas las comunicaciones y el confort de la población. La refrigeración es esa oculta actividad que hace de nuestra sociedad lo que es hoy en día. Por eso, la tenemos que poner en valor, dándola a conocer. Lo que no se ve, no se conoce. (…) Por eso, nuestro sector tiene una transcendencia innegable en lo social y en lo económico”.

Del mismo modo, Luis Mena, presidente de AFEC (Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización), destacó, por su parte, la importancia que tiene la calidad del aire interior para la salud humana, a pesar de ser un gran desconocido. Como subrayó, pasamos el 90% de nuestra vida en espacios interiores, en los que se necesita confort térmico, pero, además, la renovación de ese aire a través de sistemas de climatización y ventilación es fundamental para reducir la carga vírica en un espacio; algo que, sin duda, cobra hoy especial relevancia.

Todas estas circunstancias han favorecido el repunte de la formación en las disciplinas relacionadas con este sector, que impacta en más del 50% del PIB en España a través de sectores tractores de la economía como son el horeca, el alimentario, las telecomunicaciones, la sanidad, etc. que necesitan de la refrigeración y de la climatización para funcionar.

Energías renovables, proyección de empleo

El XI Informe Dónde encontrar empleo si estás en paro de Addeco Group Institute señala que “el sector energético está en plena transformación, especialmente enfocada a dos aspectos clave: la movilidad sostenible y la transición energética. Está previsto que en los próximos diez años se movilicen más de 240.000 millones de euros destinados a esa transición energética en nuestro país y podrán generarse entre 250.000 y 300.000 nuevos puestos de trabajo directos”. 

Este informe indica que los profesionales que más demanda tendrán en 2021 serán los operadores/as de Energías Renovables. “Estos perfiles encontrarán mayores oportunidades de empleo en la Comunidad de Madrid por encontrarse muchas de las sedes centrales allí pero también en autonomías como Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía, donde la presencia de parques eólicos y de energías renovables es más intensa que en otras zonas”.

“Las empresas valoran positivamente contar con una experiencia mínima de uno o dos años en sistemas de energías renovables (térmicos y fotovoltaicos) y en funcionamiento de aerogeneradores”, continua el estudio que también señala que “en líneas generales, la retribución media para estos perfiles ronda los 20.000-25.000 euros brutos al año”.

Robótica y domótica, trabajo de futuro

Pablo Olivas, miembro del Colegio de Ingenieros de Telecomunicación de la Comunidad Valenciana (COITCV) y gerente de Robótica, explica que la aparición de todas estas nuevas tecnologías ya está provocando la aparición de nuevos puestos de trabajo, que ni siquiera podríamos haber imaginado hace unos años: ‘programador en robótica colaborativa’, ‘técnico de visión artificial’, ‘desarrollador de realidad aumentada’ o ‘analista de Big Data’. Olivas, además, comenta que “todos los puestos de trabajo mencionados implican, en menor o mayor grado, una especialización o formación técnica. Pero ¿qué va a pasar a corto plazo con aquellos puestos de trabajo poco cualificados en riesgo? Efectivamente, estos perfiles tendrán que realizar un esfuerzo adicional por actualizar sus habilidades y conocimientos. Pero esto no quiere decir que tengan que convertirse todos en ingenieros. Porque, será de nuevo la robótica, y el avance de la tecnología, la que nos ofrecerá las soluciones: los robots serán cada vez más sencillos de programar y manejar”.

Por otro lado, el estudio Innovación Tecnológica y Empleo realizado por el Foro de Empresas Innovadoras señala que “el empleo emergente primará a los trabajadores con capacidad analítica y de resolución de problemas, eficientes en el trabajo en equipo en un marco de relaciones abierto, con dominio de herramientas tecnológicas avanzadas y capacidad para traducir la experiencia en innovación”. Este mismo estudio prevé que una de las áreas de mayor crecimiento relativo al empleo será la domótica avanzada. En parte por la necesidad de adaptar los edificios con criterios de eficiencia energética, lo que se irá traduciendo en uso de energías renovables o domótica avanzada; también en infraestructuras inteligentes, ciudades inteligentes e internet de las cosas. Como emergente indica el  Smart Home Design Manager Gerente de proyectos de domótica.

Compartir esta noticia

LO ÚLTIMO EN APIEM