El Consejo de Ministros declaró el pasado 8 de marzo de urgencia la tramitación del proyecto de real decreto por el que se aprueba el Plan técnico nacional de la televisión digital terrestre y se regulan determinados aspectos para la liberación del segundo dividendo digital. Esta normativa hará posible la liberación de la banda de frecuencias de 694-790 MHz (banda de 700 MHz), ocupada en la actualidad por la TDT, y acelerar el despliegue y desarrollo de la tecnología 5G en España.

La puesta a disposición de la banda de 700 MHz para servicios de comunicaciones electrónicas –o segundo dividendo digital- requiere de una serie de actuaciones previas de índole técnico, económico, jurídico y administrativo. La tramitación de urgencia de este proyecto de real decreto se justifica para cumplir con el calendario establecido en la Unión Europea, que marca como fecha límite para finalizar este proceso el 30 de junio de 2020.

La hará posible la aparición de nuevos modelos de negocio digitales en España. Asimismo, aportaría competitividad al tejido empresarial e industrial nacional.


Real decreto


Este proyecto de real decreto proporciona asimismo seguridad y garantías para la continuidad y el futuro del servicio de televisión digital terrestre. En concreto, se garantiza el uso de la banda 470-694 MHz, que continuará siendo utilizada para el servicio de TDT al menos hasta 2030. En esta banda se dispondrá de las mismas redes de TDT que existen en el Plan técnico actualmente en vigor, y se mantendrá la oferta de canales existentes en la actualidad.

En virtud de este real decreto, cada múltiple digital tendrá capacidad para integrar cuatro canales de televisión en alta definición, al tiempo que podrá continuar las emisiones actuales en definición estándar. En paralelo, se apuesta por un servicio de televisión digital terrestre de calidad, estableciendo una fecha límite para que todos los canales evolucionen sus emisiones a alta definición.

El proyecto de real decreto impulsa también la renovación tecnológica del parque de receptores de TDT en España. Así, transcurrido el plazo de seis meses a contar desde la entrada en vigor de esta norma, los receptores que se hagan disponibles en el mercado español han de incluir la capacidad de recibir las emisiones en alta definición. Los de mayor tamaño deberán incorporar también la capacidad de recibir emisiones en ultra alta definición, emisiones con la tecnología de transmisión DVB-T2 y servicios interactivos HbbTV.

Finalmente, se incluyen las especificaciones técnicas de las emisiones de TDT en alta definición y en ultra alta definición, y se incluyen medidas para favorecer e impulsar la implantación futura de estándares avanzados de TDT con tecnologías de mayor eficiencia espectral, que permitan un uso más eficaz del espectro radioeléctrico y una mejora en la calidad.
Publicado en Noticias
El coste de la adaptación de edificios para permitir a los ciudadanos sintonizar los canales de la Televisión Digital Terrestre (TDT), tras el cambio de frecuencias al que se verán obligadas las cadenas debido al conocido como segundo dividendo digital, oscilará entre los 100 y los 600 euros, aproximadamente, por instalación y en función del tipo de tecnología.

Según declaraciones a Europa Press del director gerente de la Federación Nacional de Instaladores e Integradores de Telecomunicaciones (FENITEL), Miguel Ángel García Argüelles, "hay básicamente dos tipos de instalaciones". La primera de ellas es la que suele estar instalada de los edificios de pequeño tamaño, y consiste en equipos compactos, centralitas programables. En este caso, el coste de la adaptación rondaría los 100 euros, ya que "es mucho más sencilla y solo hay que programar la central".

Otro caso distinto es el de la adaptación de edificios medianos o grandes, que utilizan cabeceras monocanal donde cada canal múltiple, que aloja un conjunto de cadenas de televisión, tiene un módulo. "Puede haber cabeceras monocanal con hasta ocho módulos, uno para cada canal múltiple", destaca García Argüelles, que estima un coste de entre 150 y 600 euros por instalación.

"El coste varía en función de los canales que haya que cambiar en cada área geográfica", ha manifestado García Argüelles, quien añade que es el Ministerio de Economía en que debe hacer pública esa planificación.

El director gerente de la Federación Nacional de Instaladores e Integradores de Telecomunicaciones (FENITEL) insiste: "Nos vamos a mover en el mismo rango de costes que en el primer dividendo por instalación, en función de su tecnología".

"Estamos trabajando con esa filosofía, aportando información a la administración que ya conoce porque, en su día, ya hicimos estudios de costes con los que se pudo dotar de recursos que fueron suficientes. No hubo problemas de falta de ayudas", recalca García Argüelles.


Publicado en Noticias


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio