Según los datos revelados por el II Informe de la Profesión Instaladora, el 98% de los instaladores consultados han accedido a Internet en el último año para buscar información de materiales y el 87% para comparar precios. Asimismo, dos tercios de los consultados afirman haber comprado materiales por la red, mientras que el resto no lo ha hecho.

“Las empresas con más de 7 empleados han comparado aún más precios que le resto, y son las empresas medias (de 7 a 20 empleados) las que proporcionalmente compran más por internet. Es un dato sorprendente que hay que tomar con prudencia. Sí que indica aceptación del canal como válido para comprar materiales, pero la respuesta no dice cuánto ni qué materiales”, indica Fede de Gispert, director de Alianzas y Relaciones Institucionales de TELEMATEL.


Impacto de internet sí, pero muchos instaladores tienen dudas

Un 49% de los consultados creen que internet sí afecta a su actividad, mientras que un 40% no están muy seguros y un 11% creen que no. Por tamaño, los autónomos y empresas instaladoras de más de siete trabajadores ven un impacto muy alto (7/10) de Internet en el trabajo diario. “Por edad, es curioso cómo hemos detectado que aquellos que creen que más impactará la red en su trabajo son los que se encuentran entre 40 y 55 años, ya que han otorgado un 6,5 sobre 10 a ese impacto, más que los menores de 40 años”, señala Desireé Fraile, directora general de APIEM.

El II Informe de la Profesión Instaladora de 2019 ha sido realizado tras analizar las respuestas de una encuesta lanzada por APIEM entre sus asociados, así como tomando como referencia datos de universo de fuentes oficiales como el INE o los informes Forrester. Este estudio pretende ayudar al sector a conocer su evolución, sinergias y desafíos a lo largo del tiempo.
Publicado en Noticias
En el marco de EFICAM (Madrid, 27 y 28 de marzo), Fundación MAPFRE y la Asociación Profesional de Técnicos Bomberos (APTB) mostraron los últimos datos oficiales de víctimas mortales por incendio, cifras que se recogen año tras año en el Estudio de Víctimas de Incendios en España. Los datos ponen de manifiesto un incremento del 17% en cuanto al número total de personas que han perdido la vida entre noviembre de 2018 y febrero de 2019, con un total de 82 fallecidos, 12 más que durante el periodo 2017-2018.

Durante la presentación también se hizo referencia al estudio realizado en 2017 en el que se detectó que los fallos eléctricos habían provocado el 18% de los incendios que se habían producido en el hogar. En este contexto, APIEM (Asociación Profesional de Empresas de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de Madrid) ha dado a conocer su Guía de consejos y buenas prácticas para mantener la seguridad en las instalaciones eléctricas de los hogares españoles.

Asimismo, con el objetivo de concienciar a la ciudadanía sobre la importancia del buen estado de las instalaciones eléctricas para la seguridad de los hogares, FENERCOM (Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid) también ha incluido esta completa guía de APIEM en su página web.

Manipular los aparatos eléctricos siempre con las manos secas, no enchufar cualquier aparato en cualquier enchufe, no tocar un electrodoméstico que dé “calambre” a la vez que el fregadero, no utilizar ladrones o conexiones múltiples o desconectar siempre la tensión general de la vivienda antes de manipular una instalación eléctrica son sencillos consejos que aumentan la seguridad en las instalaciones eléctricas de los hogares y que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Jesus Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, hizo referencia a la necesidad de desarrollar un plan nacional de prevención de lesiones por incendios que permita alcanzar el objetivo cero víctimas mortales o graves por esta causa”, una iniciativa, ha indicado, que se inspire” en los que ya existen, como los de prevención de lesiones de tráfico, y que tenga en cuenta medidas básicas y efectivas”, dirigidas a promover la educación infantil y las inspecciones voluntarias en comunidades y viviendas, entre otras acciones. A ello se suma una indicación importante, dirigida a que los ciudadanos instalen detectores de humo, asequibles para cualquier familia. Según esta entidad, que aboga por extender el uso de este aparato en todo tipo de viviendas, los detectores son el mejor sistema para sobrevivir a un incendio por la noche, ya que despiertan a las personas con un fuerte pitido, lo que les permite escapar para salvar la vida.

El director-gerente de APTB, Gabriel Muñoz, destacó que "los incendios provocados por aparatos eléctricos se concentran especialmente en los meses de invierno, con los aparatos productores de calor como tristes protagonistas. La falta de mantenimiento y limpieza de electrodomésticos que se usan unos días al año; el uso indebido, como "secadora" de ropa en algunos casos, o la sobrecarga de redes, están detrás de muchos siniestros. Un simple detector de humos puede ser un elemento clave no ya para salvar vidas, sino incluso para evitar la destrucción de un inmueble cuando los incendios están iniciándose".

El presidente en funciones de APIEM, Ángel Bonet, recomendó la utilización de diferenciales eléctricos en las viviendas ya que “es un elemento que controla la intensidad de la corriente eléctrica. Toda la intensidad que sale por un cable vuelve por el otro, si en un momento determinado, dentro de la vivienda, hay una fuga de un solo cable, ese diferencial al notar que lo que sale no es igual a lo que entra, se dispara y la corriente eléctrica se corta. Si sale un amperio, lo normal es que vuelva un amperio; si sale un amperio y vuelve 0.90, esa diferencia de 0.10 la detecta el diferencial y corta la corriente".

Asimismo, existen instalaciones antiguas que se realizaron sin interruptor diferencial y “actuaciones inconscientes de personas que conectaban uno de los cables con el fin de poner potenciales ajenos al suministro legal, así como permutaciones de la fase por el neutro cuando hay fugas de corriente en circuitos monofásicos. En definitiva, prácticas temerarias por personas no profesionales y legalmente habilitadas que se dedican a la realización de chapuzas y averías”.

APIEM recomienda la realización de revisiones eléctricas periódicas siempre con instaladores eléctricos autorizados como garantía de servicios de calidad y de seguridad para los usuarios finales. Del mismo modo, la asociación anima a los instaladores a acreditarse de forma y contar con un carné certificado, ya que es una herramienta que proporciona al instalador transparencia en la gestión de sus servicios de cara al cliente. Además, al usuario final le aporta la seguridad de que una empresa instaladora autorizada por la Comunidad de Madrid realizará cualquier modificación en la instalación eléctrica o de telecomunicaciones de su vivienda.

Más de un 70 % del parque de edificios de viviendas en la Comunidad de Madrid fueron ejecutados con reglamentos anteriores al vigente, concretamente un 30% es anterior a 1973. Por tanto, se trata de instalaciones en algún caso muy antiguas.

El Plan Renove de Instalaciones Eléctricas Comunes, que está vigente hasta el 31 de diciembre de 2019 y se gestiona a través de FENERCOM, se enmarca dentro del conjunto de actuaciones que lleva a cabo la Dirección General para promover, en este caso mediante incentivos económicos, la mejora de las condiciones de seguridad y favorecer la incorporación de medidas de eficiencia energética en los edificios de viviendas.
Publicado en Noticias
Los instaladores son conscientes de lo necesaria que es la formación para el desempeño profesional y, en este sentido, centran sus demandas formativas en temas relacionados con la normativa y la legislación, así como en aquellos que tienen que ver con la eficiencia energética y las energías renovables (68% de los preguntados en ambos casos). Esta es una de las principales conclusiones a las que ha llegado Voltimum en una investigación realizada entre más de 700 instaladores de toda España.

El 60% de los encuestados de Madrid prefiere las formaciones presenciales mientras que ese porcentaje baja al 34% en el caso de los instaladores del resto de España, “lo que pone de manifiesto la diversidad de oferta en formación presencial y las facilidades para acceder a ella de Madrid frente a las del resto del país”, indica Henrique Font, Country Manager de Voltimum.

Entre los diez puntos clave de los profesionales respecto a la formación destaca también que solo un 25% se encuentra formado en el ámbito del vehículo eléctrico. “Es un tema que el instalador aun no identifica como propio; es consciente del potencial que tiene, pero aun lo encuentra un poco lejano, sobre todo, en ciertas partes de España”, indica Font.

Asimismo, de esta investigación se desprende que los instaladores reclaman a los distribuidores más información técnica de producto, así como más información sobre eventos de formación (cursos, jornadas, webinars, etc.).

Voltimum presentó los principales resultados de su investigación en el stand de APIEM en EFICAM (Madrid, 27 y 28 de marzo).
Publicado en Noticias
Según los resultados del estudio 'Solucionar la Escasez de Talento' realizado por ManpowerGroup, un 24% de los directivos españoles declara tener dificultades para encontrar el Talento adecuado a sus organizaciones. Y es que, el 29% de las compañías aseguran que la principal razón por la que no puede encontrar el Talento que necesita es por la falta de experiencia; mientras que otro 29% asegura que el motivo es que los candidatos carecen de las habilidades técnicas necesarias.

La mayoría de los perfiles más demandados hoy en día por las empresas requieren formación técnica superior y no siempre exigen un grado universitario. La demanda de perfiles de cualificación media representa el 40% de los puestos en la OCDE.

En España, los oficios manuales cualificados, tales como electricistas, carpinteros, soldadores, albañiles, yeseros, fontaneros, albañiles, entre otros, son la categoría más difícil de encontrar por parte de las empresas. En segundo lugar se sitúan los técnicos (técnicos de producción, operaciones y mantenimiento). Y en el top 10 se encuentran Conductores, Perfiles IT, Auditores y Analistas Financieros; Comerciales, Ingenieros, Operadores y Ejecutivos.

En España, las grandes empresas (+250 trabajadores) son las que tienen las mayores dificultades para cubrir puestos; le siguen las medianas (50-249 trabajadores), pequeñas (10-49 trabajadores) y las micro (menos de 10 trabajadores).

Como parte de este escenario, APIEM destaca la importancia de la formación continua y de calidad para la adquisición de nuevas habilidades que se adapten a las necesidades ténicas de la empresa. Desde su departamento de formación se imparte el Certificado de Profesionalidad en Montajes y mantenimiento de instalaciones eléctricas de baja tensión, el Certificado de Profesionalidad en Montaje y Mantenimiento de Infraestructuras de Telecomunicaciones en Edificios y el Carné Profesional de Instalaciones térmicas de edificios. Los certificados de profesionalidad son acreditaciones oficiales de las cualificaciones del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales y están estructurados en competencias profesionales y su formación modular asociada.
Publicado en Noticias


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio