Cómo tramitar: 'instalaciones eléctricas industriales conectadas a una alimentación en baja tensión' y 'talleres de reparación de automóviles'



Existen dos tipos de instalaciones muy habituales entre los trabajos que las empresas instaladoras eléctricas habilitadas suelen realizar y que no se legalizan a través de las Entidades de Inspección y Control Industrial (EICI) sino directamente en la Dirección General de Industria Energía y Minas de la Comunidad de Madrid.

En el Real Decreto 559/2010, de 7 de mayo, por el que se aprobó el Reglamento del Registro Integrado Industrial, se modificó tanto la documentación como la gestión de la tramitación de Industrias en la Comunidad de Madrid, donde se engloban este tipo de instalaciones mencionadas.

Entre las modificaciones que se incluyeron en este RD se puede mencionar la publicación de nuevos formularios de solicitud y algunas otras modificaciones en el proceso de gestión de los expedientes en la Resolución de la Dirección General de Industria, Energía y Minas del 12 de noviembre de 2013.

Para comprobar las instalaciones que se consideran industriales deberemos tener en cuenta el artículo 3 de la Ley 21/1992, de 16 de julio, de Industria.


1. TRAMITACIÓN DE INSTALACIONES ELÉCTRICAS INDUSTRIALES CONECTADAS A UNA ALIMENTACIÓN EN BAJA TENSIÓN

En este caso la tramitación se realizará a través de autorización administrativa.

Entre los casos más frecuentes de este tipo de instalaciones podemos mencionar:

  • Taller de cerrajería,
  • Carpinterías,
  • Industrias alimentarias (procesados),
  • Talleres de reparación o ensamblaje,
  • Laboratorios protésicos y ópticos,
  • Actividades industriales que no se dirijan de forma directa al consumidor: catering, lavanderías, obradores, imprentas…

La tramitación del certificado eléctrico de este tipo de instalaciones se separa de la tramitación de cualquier otro tipo de instalación en esa industria: protección contra incendios, aire comprimido…

El impreso para la solicitud de esta inscripción es el Modelo 196F1 que se encuentra disponible en la página web de la Comunidad de Madrid.


La documentación a presentar junto a este formulario es:

  • Documento de liquidación de tasas 030, que dependerá de si la instalación se presenta con memoria técnica de diseño o con proyecto. Si se presenta memoria técnica la tasa es fija, mientras que si se presenta con proyecto dependerá de su presupuesto eléctrico.
  • Certificado de Instalación Eléctrica en Baja Tensión (antiguo Dictamen o Boletín eléctrico).
  • Proyecto o MTD:

-Si la potencia máxima admisible de la instalación es <20 kW, según IGA, se presentará con memoria técnica de diseño.

-Si la potencia máxima admisible de la instalación es >20 kW, según IGA, se presentará con proyecto eléctrico. El proyecto deberá estar visado o ir acompañado de Declaración Responsable.

  • En caso de Proyecto hay que presentar Certificado de Dirección de Obra Eléctrica, firmado y visado.
  • Certificado de Inspección por Organismo de Control (OCA), en el caso de que la potencia máxima admisible sea > de 100kW.
  • Copia NIF/NIE del Titular.


 2. Talleres de reparación de automóviles 

En este caso la tramitación se realizará a través de una Declaración Responsable firmada por el titular de la instalación.

Definición de Declaración Responsable:

Se entiende por Declaración Responsable el documento suscrito por el titular de la actividad o por su representante, en el que manifiesta, bajo su responsabilidad, que cumple con los requisitos urbanísticos y sectoriales exigidos por la normativa vigente para implantar, modificar o ejercer la actividad, que dispone de la documentación que así lo acredita y que se compromete a mantener su cumplimiento durante el tiempo en que ejercite su actividad.

En el caso de talleres de reparación de vehículos automóviles, además de presentar el formulario para el trámite de inscripción de Instalación Eléctrica Industrial (196F1) ya definido en el punto 1 del presente documento, es necesario realizar la solicitud de Declaración Responsable (189F1). También se encuentra disponible en la página web de la Comunidad de Madrid.

La documentación a presentar junto a estos formularios es:
  • Documento de liquidación de tasas 030, que dependerá del presupuesto eléctrico del proyecto.
  • Documento de liquidación de tasas 030 de Declaración Responsable.
  • Certificado de Instalación Eléctrica en Baja Tensión (antiguo Dictamen o Boletín eléctrico).
  • Proyecto eléctrico firmado y visado, o firmado y acompañado de declaración responsable.
  • Certificado de Dirección de Obra Eléctrica firmado y visado, o firmado y acompañado de declaración responsable.
  • Certificado de Inspección inicial por Organismo de Control (OCA).
  • Copia NIF/NIE del Titular.

Por ello, además de la tramitación de instalación de establecimientos industriales, en el caso de nuevos establecimientos, será 
preciso dar de alta la actividad en el Registro integrado industrial. Se deberá aportar el formulario 188F1. También disponible en la página web de la Comunidad de Madrid.

Deben estar inscritas en el Registro Integrado Industrial aquellas industrias, empresas de servicios o entidades incluidas en el artículo 4 del Reglamento del Registro Integrado Industrial que estén sometidas a autorización, declaración responsable o comunicación.

También se inscribirán en el Registro las bajas por ceses de actividad o cambios a una actividad fuera del ámbito del Registro y todas las variaciones significativas en los datos.

En ambos casos, es importante recordar que desde la entrada en vigor de la Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, y tal y como hemos ido informando, la comunicación con la administración (exceptuando el caso de personas físicas) se debe realizar telemáticamente.


Desde el departamento técnico de APIEM ofrecemos a nuestras empresas asociadas un amplio abanico de servicios y asesoramiento 
para realizar todos estos trámites. Más información: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Publicado en Noticias
El riesgo es algo inherente a los trabajos con electricidad, pudiendo llegar en muchas ocasiones a tener consecuencias graves o mortales. Normalmente los electricistas son trabajadores que no suelen sufrir accidentes graves, debido a su conocimiento y concienciación del riesgo que conlleva su actividad. Pero el accidente (suceso eventual o acción de que resulta daño involuntario para las personas o las cosas, según la RAE) es algo inesperado.

Para evitar que el accidente se convierta en una negligencia de consecuencias fatales debemos tomar todas las medidas a nuestro alcance para evitarlo, actuando siempre desde el nivel general al particular, es decir, desde las medidas preventivas colectivas a las diseñadas para cada individuo y oficio (Equipos de Protección Individual).

Dichas medidas se encuentran reflejadas en el Real Decreto 
614/2001 sobre disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente al riesgo eléctrico. El INSHT elaboró en marzo de 2003 una Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relacionados con la protección frente al riesgo eléctrico, con una actualización de diciembre de 2014. Dicha guía se puede descargar de la página del INSHT y resulta muy útil en su aplicación.

Tras “Tomar las Medidas de Control” para disminuir los contactos directos o indirectos (alejamiento, interposición de obstáculos, puesta a tierra, usos de interruptores diferenciales, etc.) y, por supuesto, seguir las ”5 Reglas de Oro”, a continuación recordamos las pautas a seguir:
  1. Cortar todas las fuentes en tensión.
  2. Bloquear los aparatos de corte.
  3. Verificar la ausencia de tensión.
  4. Poner a tierra y en cortocircuito todas las posibles fuentes
    de tensión.
  5. Delimitar y señalizar la zona de trabajo.


Daremos un repaso a los Equipos de Protección Individual necesarios para trabajos eléctricos en Baja Tensión.

Los EPI’s se diseñan para proteger frente a riesgos al trabajador y se diferencian fundamentalmente por la zona del cuerpo que protegen y por la actividad en la que tienen aplicación. En este artículo veremos los diferentes EPI’s según la zona corporal protegida y centrándonos únicamente en los riesgos eléctricos. Se incluyen las características técnicas que puedan facilitar la utilización del equipoadecuado a cada caso. Además, todos los EPI’s han de cumplir con los requisitos esenciales de seguridad e higiene que vienen definidos en la Directiva europea 89/686/CEE.


 PROTECCIÓN DE LA CABEZA 


UNE-EN 50365:2003

Cascos eléctricamente aislantes para utilización en instalaciones de baja tensión. Para uso en instalaciones con tensiones de hasta 1 kV en corriente alterna (c.a.) o 1,5 kV en corriente continua (c.c.).

Los cascos aislantes de la electricidad han de cumplir los requisitos de la norma EN 397 o de la EN 443. En el marcado de los cascos según UNE-EN 50365:2003 ha de indicarse la clase eléctrica correspondiente además del doble triángulo símbolo IEC 60417-5216 apropiado para los trabajos bajo tensión.


 PROTECCIÓN FACIAL Y OCULAR 
 
UNE-EN 166:2002

Protección individual de los ojos. 

La protección contra arco eléctrico de cortocircuito es un requisito particular contemplado en la norma EN 166:2002. Los únicos protectores oculares aplicables a este tipo de protección son las pantallas faciales certificadas según la UNE-EN 166:2002 y que incorporan el requisito de protección contra el arco eléctrico de cortocircuito. Los oculares de estas pantallas faciales han de tener una clase ocular de 2-1,2 o 3-1,2. El número 8 es el símbolo de marcado que indica la solidez frente al arco eléctrico de cortocircuito.


 ROPA DE PROTECCIÓN 

EN 1149-5:2008 (Prendas antiestáticas)

Ropa de protección. Propiedades electrostáticas.

Se quiere evitar la acumulación de cargas electrostáticas que puedan ocasionar incendios o explosiones.

Esta norma especifica los requisitos electrostáticos y de diseño para la ropa diseñada para evitar la formación de chispas que puedan provocar un incendio. No es aplicable frente a tensiones eléctricas.

UNE-EN 50286:2000 (Prendas aislantes)

Ropa aislante de protección para trabajos en instalaciones de baja tensión.

La ropa aislante de la electricidad está destinada a ser usada por personal cualificado que trabaje sobre o en la proximidad de partes en tensión en instalaciones de baja tensión a una tensión nominal de hasta 500 V en c.a. o 750 V en c.c.

UNE-EN 60985:2005 (Ropa conductora)

Trabajos en tensión. Ropa conductora para trabajos en tensión hasta 800 kV de tensión nominal en c.a. y ±600 kV en c.c.


Ropa para ser usada por personas cualificadas para la realización de trabajos en tensión para tensiones hasta 800 kV en c.a. y ±600 kV en c.c.

Falta en esta tabla hacer una mención a las prendas de protección frente a los efectos producidos por la exposición de un arco eléctrico. Este tipo de EPI no ofrece protección frente a La componente eléctrica del arco eléctrico en sí, sino frente a las altas temperaturas que dicho fenómeno lleva asociadas y que pueden provocar quemaduras de diversa consideración.


 PROTECCIÓN EN MANOS Y BRAZOS 


UNE-EN 60903:2005

Guantes y manoplas de material aislante para trabajos eléctricos.

Norma en la que se describen los requisitos y métodos de ensayo para guantes aislantes que ofrecen protección eléctrica. En función de las tensiones a las que se someten los guantes durante los ensayos, se describen seis clases de guantes.

En la UNE-EN 60903:2005 se da una recomendación para la tensión máxima de utilización de los guantes en función de su clase. Se diferencian en función de la longitud y espesor del guante (aumentando estos factores conforme aumenta la clase del guante), tensión de prueba y tensión soportada frente a las que son ensayados (aumentando también estos factores conforme mayor es la clase eléctrica) y tensiones máximas recomendadas de utilización.

Los guantes aislantes pueden incorporar propiedades especiales tales como resistencia al ácido (categoría designada por la letra A), al aceite (designada con la letra H), al ozono (designada con la letra Z), resistencia al ácido, aceite y al ozono (designada con la letra R) y resistencia a las muy bajas temperaturas (designada con la letra C).

UNE-EN 60984:1995

Manguitos de material aislante para trabajos en tensión.

Manguitos aislantes que proporcionan protección frente a contactos accidentales contra elementos en tensión.

Los manguitos aislantes tienen una clasificación similar a la de los guantes aislantes. Tanto para los guantes como para los manguitos en el marcado ha de aparecer la clase eléctrica del EPI junto con el doble triángulo símbolo IEC 60417-5216 apropiado para los trabajos bajo tensión.



Primera parte del artículo de Equipos de Protección Individual en Trabajos Eléctricos en Baja Tensión elaborado por Fernando Zamora, de ATIP - Asesoría Técnica de Ingeniería y Prevención. 
Publicado en Noticias
El protocolo SIP (Session Initiation Protocol) está cada vez más extendido en el mercado y los dispositivos de comunicación que lo incorporan presentan grandes ventajas en muchas aplicaciones. Algunos de sus puntos fuertes son la simplicidad de configuración, el aprovechamiento de la red ya existente y la gran compatibilidad entre dispositivos de distintos fabricantes.

En el siguiente artículo veremos los pasos a seguir para configurar un equipo básico SIP, con audio bidireccional, utilizado como intercomunicador para control de accesos y equipado con un pulsador de llamada, un LED de señalización, un altavoz, un micrófono y una salida de relé utilizada para la apertura de puerta. La comunicación se realiza por Ethernet con un conector RJ45, y la alimentación es PoE por el mismo conector, o externa mediante un alimentador de 5 V CC.

Simplicidad de configuración
Para configurar el intercomunicador sólo es necesario un ordenador con conexión a Internet y cualquier navegador. Al conectar el equipo a la misma red del ordenador aparecerá en el administrador de archivos como un dispositivo multimedia; simplemente pulsando sobre su icono se accederá al servidor web integrado en el equipo donde se podrán configurar los
parámetros básicos de funcionamiento.

Antes de configurar el equipo debe conocerse la tipología de la instalación, ya que los equipos SIP pueden funcionar de varias maneras: en modo P2P, o punto a punto, en el cual los equipos se llaman directamente entre ellos, o en modo Servidor, en el que los equipos se registran en un servidor que gestiona la comunicación entre ellos.

Ya en configuración se introducen los parámetros de red (dirección IP, máscara de subred y puerta de enlace) y los parámetros de la cuenta del equipo: debe asignarse un nombre de extensión que servirá para llamar al equipo, una etiqueta que se mostrará en el resto de equipos cuando se les llame y, si funciona en modo Servidor, la dirección IP del servidor y la contraseña asociada a la extensión. 

A continuación se ajustan las diferentes opciones de los parámetros de audio; volúmenes de micrófono y altavoz, cancelación de ruido, anulación de realimentación… y los códecs de audio a utilizar de entre los muchos que se incluyen en la biblioteca del equipo, ya sea para priorizar más la calidad de audio o el ancho de banda.

El siguiente paso es introducir el destino de las llamadas salientes del equipo al pulsar el botón de llamada: o la dirección completa del equipo a llamar si se trabaja en modo P2P, o sólo el nombre de extensión si se trabaja en modo Servidor.

Y por último se configura el contacto de salida que se activará, durante la llamada, mediante la marcación DMTF de algún número entre el 0 y el 9, con un tiempo de apertura ajustable, incluso dejando el contacto activo de forma permanente mediante una contraseña.

Compatibilidad con otros equipos del mercado
La integración de equipos que utilizan protocolos SIP es en muchos casos inmediata. Por ejemplo, un edificio con varios intercomunicadores en los accesos que llaman directamente a un teléfono SIP de cualquier fabricante situado en recepción, en modo P2P, o que se integran con el sistema de telefonía SIP conectados a una centralita compatible de cualquier fabricante (Asterisk, Cisco, Alcatel, Avaya, 3CX…) en modo Servidor.

A día de hoy la tecnología SIP se implementa en todo tipo de dispositivos de comunicación, de tal manera que las instalaciones que los integran puedan ampliarse y enlazarse fácilmente entre ellas. Por ejemplo, con la misma electrónica que permite producir un intercomunicador de audio básico se puede fabricar una etapa de potencia SIP para crear una zona de megafonía accesible desde cualquier teléfono o aplicación de software para ordenador o smartphone.


Artículo elaborado por Marc Esteva Salart, departamento técnico de OPTIMUS S.A. para la edición 120 de nuestra revista 'Luces y Ondas de Madrid'


Publicado en Noticias

La energía reactiva está presente en las instalaciones eléctricas debido a que ciertas máquinas eléctricas necesitan de ella para 
su funcionamiento. En general, siempre se habla de motores y transformadores por ser los principales elementos que están compuestos por un devanado eléctrico y en la mayoría de los casos se imagina en baja tensión al ser lo más cercano a la mayoría de los usuarios.

Ahora bien, ¿qué es un generador eléctrico además de un gran devanado que genera energía reactiva? ¿Y un transformador de un centro de distribución? No dejan de ser máquinas eléctricas que necesitan compensar su energía reactiva siguiendo los mismos principios que la baja tensión. Además, existen motores en MT que necesitan una compensación por condensadores para mejorar su factor de potencia.

La importancia de la corrección de la energía reactiva en 
media y alta tensión es de vital importancia para la eficiencia de las redes de distribución, pues gracias a ella se consigue el factor de potencia óptimo, que reduce las pérdidas por efecto Joule, maximizando la capacidad de la red para la distribución de energía eléctrica:
 
 
Fórmula
 
 
Si por ejemplo se considera un cos (φ) inicial de 0,7 y un cos (φ) final de 1, las pérdidas finales sería 0,49 veces las iniciales, lo que supone una reducción del 51% de las pérdidas, pudiendo utilizarse esta capacidad para transportar energía realmente útil.

Además, de forma similar a la baja tensión la energía reactiva tiene una penalización económica y en algunos casos una bonificación positiva para el generador.

La tecnología para la corrección de la energía reactiva en MT es similar a la de BT, consistente en la instalación de cargas capacitivas en paralelo a las cargas. La principal diferencia es la tecnología de esos condensadores, mientras que en BT se utilizan condensadores trifásicos de polipropileno metalizado, en MT se utilizan condensadores generalmente monofásicos, conectados en estrella o en doble estrella.

A diferencia de las instalaciones de BT, donde los equipos de compensación de reactiva son estándar y pese a ello siempre se recomienda hacer un estudio previo, las instalaciones de MT siempre se acompañan de un proyecto para personalizar las necesidades de cada instalación (batería abierta o cerrada, necesidad de paso regulación en paso por cero, armónicos, transitorios, etc.) y para ello es fundamental contar con empresas especialistas en la compensación de energía reactiva y fabricantes de estos componentes específicos como RTR Energía.

Artículo elaborado por RTR Energía.

Publicado en Noticias

Consulta planteada sobre las ofertas publicitadas por Operadores de Redes y Servicios de Comunicaciones.


¿Una empresa de Electricidad o de Telecomunicaciones puede ofertar los servicios de Seguridad?

La instalación de los sistemas de Intrusión, conocidos como alarmas, y sistemas de CCTV, Circuito Cerrado de TV, entre otros, quedan recogidos en la nueva Ley de Seguridad Privada, Ley 5/2014 de 4 de abril de 2014, en sus artículos 5 y 6, sobre las actividades que pueden realizar las empresas de Seguridad Privada, como queda descrito en su apartado f, de la forma siguiente:

“La instalación y mantenimiento de aparatos, equipos, dispositivos y sistemas de seguridad conectados a centrales receptoras de alarmas o a centros de control o de videovigilancia”
 
Por lo tanto, podemos resumir que las instalaciones de los sistemas de Seguridad, siempre que no vayan conectados a una Central Receptora de Alarmas (CRA) o a un CECON (Centro de Control), podrán ser realizados por empresas de Seguridad o “no de seguridad”, siempre que la actividad quede encuadrada en su epígrafe, como podrían ser las empresas de Telecomunicaciones o Electricidad.
 
Si los equipos de seguridad van a ser conectados, éstos han de estar homologados según se recoge en la Orden Ministerial INT/ 316/2011, del 1 de febrero,
en su artículo 2.
 
Independientemente de si se conectan a una CRA o CECON, estos elementos podrán ser instalados por cualquiera de las empresas indicadas anteriormente (Electricidad, Telecomunicaciones, Informática, Seguridad, etc.).

Posteriormente, cualquier cliente podrá contratar los servicios con una empresa de Seguridad si desea que éstos estén conectados a una CRA o CECON.


¿Y el mantenimiento?

Según el artículo 43 del Reglamento de Seguridad Privada, RD 2364/1994 de 9 de diciembre, con título Revisiones, se indica la obligatoriedad y plazo de las revisiones de los equipos de seguridad conectados a una CRA o CECON.
 
No obstante, y para el resto de clientes que no están conectados, no es obligatorio pero sí es aconsejable la contratación de un mantenimiento, que pueda evitar posibles sanciones ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (FF y CC). Sirva como ejemplo un cliente que tiene un sistema de alarma con comunicación a su propio móvil y ésta se activa durante la noche, haciendo sonar la sirena y no pudiendo desconectarla remotamente. Ante esta
situación, y si el cliente no dispone de un mantenimiento de los equipos, y ante una denuncia de la vecindad, ello podrá derivar en una sanción. En estos casos, si el cliente dispone de un mantenimiento de esos equipos, con una empresa, sea o no de seguridad, ya que no hay conexión de los equipos con la CRA o CECON, mitigará las posibles incidencias de un mal funcionamiento y, por ende, en una posible sanción para el cliente final.



Artículo elaborado por Pedro Pablo Cavero, Director de Seguridad Lasser.
Publicado en Noticias

¿Qué son las sobretensiones? 

Las sobretensiones son aumentos de tensión que pueden causar graves problemas a los equipos conectados a la línea, desde su envejecimiento prematuro a incendios o destrucción de los mismos.

Cualquier conductor metálico puede ser la vía de conducción de las sobretensiones transitorias. En las instalaciones eléctricas, las líneas de la red de distribución eléctrica y la red de telefonía son las más propensas a sufrir sobretensiones, ya que tienen grandes tiradas de cables fuera de edificios, formando una malla de interconexión entre todas las instalaciones.

No obstante, otras líneas como las de datos, comunicación, medición o radiofrecuencia también son susceptibles a las sobretensiones.

Tipos de sobretensiones en las líneas de red eléctrica:
  • Sobretensiones transitorias. La principal causa de este tipo de sobretensiones transitorias son los fenómenos atmosféricos y los proceso de conmutación de red. Bien mediante un contacto directo (conducción) o bien por un contacto indirecto (inducción), el rayo provoca un pico de tensión (kV) de muy corta duración que se propaga por la red provocando el deterioro de los receptores.
  • Sobretensiones permanentes POP. En las líneas de red eléctrica se pueden resentar otro tipo de sobretensiones: las sobretensiones permanentes. La red eléctrica se distribuye mediante un sistema trifásico con neutro. La rotura del neutro provoca una descompensación en las tensiones simples, lo que produce un aumento de tensión y provoca en los receptores reducción de vida útil, destrucción inmediata e incluso incendios.


¿Por qué proteger?

La protección contra el rayo y las sobretensiones, además de garantizar la seguridad de personas, bienes y equipos, asegura la continuidad de servicio de las instalaciones y responde a criterios de eficiencia energética. Proteger contra sobretensiones alarga la vida útil de los equipos en más de un 20%, lo que permite reducir notablemente el volumen de residuos electrónicos. Asimismo, reduce el consumo eléctrico de las instalaciones y todo ello se traduce en ahorro económico y sostenibilidad medioambiental. En resumen, proteger contra el rayo y las sobretensiones evita: 
  • Daños a las personas. 
  • Desgaste prematuro y/o destrucción de equipos e incendio. 
  • Discontinuidad de servicio. 
  • Lucro cesante de la actividad. 
  • Pérdida de datos. 


¿Qué dice la normativa?


Existe un amplio marco normativo que regula la instalación de protecciones contra sobretensiones:

  • Normativas técnicas de compañía eléctrica. Especifica la necesidad de instalar protecciones, en qué sitios y en qué condiciones. Sevillana-Endesa, avalada por BOJA nº109 del 7 junio 2005 obliga a instalar protecciones contra sobretensiones en cualquier instalación tanto transitorias como permanentes POP.
  • REBT2002, Artículo 16.3, ITC23 y Guía BT-23. Definen la necesidad de impedir los efectos de las sobretensiones y en qué circunstancias.
  • Código técnico de Edificación, artículo SU8Define la necesidad de limitar el riesgo de electrocución y de incendio causado por la acción del rayo, mediante instalaciones adecuadas de protección contra el rayo.
  • Normativas particulares de compañía. Andalucía Sevillana-Endesa, obliga el uso de la protección contra las sobretensiones transitorias y permanentes. 2005 - Canarias Unelco Endesa, obliga la instalación de protecciones contra sobretensiones transitorias y permanentes en cualquier instalación. 2010. - Aragón ERZ Endesa, obliga el uso de protección contra las sobretensiones permanentes siempre en cualquier instalación y transitorio según ITC23. 2010. - Catalunya Endesa, obliga el uso de protección contra las sobretensiones transitorias y permanentes (guía vademécum) 2014. - Zona Iberdrola, hace referencia a la necesidad de instalar protecciones contra sobretensiones transitorias, y permanentes según guía ITC23, recomendando la reconexión automática. 2014. 

¿Cómo seleccionar la mejor protección? 

Para una buena protección contra el rayo y las sobretensiones transitorias se precisa de tres sistemas.
  1. Un sistema de captación: un pararrayos para controlar el punto de impacto del rayo y derivar el máximo posible de su energía a tierra.
  2. Un buen sistema de tierras que asegure una buena conductividad. 
  3. Un sistema de protección contra las sobretensiones transitorias para proteger los equipos como recomienda el reglamento de baja tensión y exigen las normativas particulares.
Sobretensión transitoria
Existen varios tipos de protectores según su capacidad de descarga, la tensión residual que dejan pasar hacia los equipos protegidos suele ir de la mano con la capacidad de descarga.

    a) Tipo 1 capacidad de descarga alta, tensión residual basta.
    b) Tipo 2 capacidad de descarga media, tensión residual media.
    c) Tipo 3 capacidad de descarga baja, tensión residual fina.

1) Cuanta más exposición al rayo más alta debe ser la capacidad de descarga. Cuando la línea de acometida es total o parcialmente aérea o se dispone de instalación de protección contra el rayo, la probabilidad de recibir un impacto directo es muy alta.

2) Los equipos sensibles necesitan una tensión residual muy baja, por lo tanto debe de estar aguas debajo de una coordinación de protectores. Por ejemplo se coloca un protector de tipo 1 en el cuadro principal y un protector de tipo 2 en el cuadro secundario ofreciendo una protección escalonada. En el primer paso se deriva la mayor parte de la energía y en el segundo se asegura la mínima tensión residual que reciben los equipos protegidos.

3) Las sobretensiones pueden estar originadas:

  • Por impacto directo sobre la instalaciones o sobre las líneas.
  • Por inducción electromagnética.
  • Por conmutaciones, conexión y desconexión de grandes cargas
    Aunque un protector de tipo 1 y un protector de tipo 2 tengan la misma capacidad de descarga (ejemplo 20 kA) están ensayados de formas distintas y un protector tipo 1 descargara mucha más energía que un tipo 2. De esta forma para proteger de una sobretensión debida a un impacto directo es necesario instalar tipo 1. 

4) La tensión residual es específica a la corriente de descarga y por lo tanto para comparar protectores hay que asegurar que tiene la misma corriente nominal de descarga. Un protector con una tensión residual (voltaje de protección) de 1,5kV a 20 kA tendrá una tensión residual inferior a 10kA.

Sobretensión permanente
Las características que han de cumplir los protectores de sobretensiones permanentes y la curva de actuación progresiva tensión-tiempo vienen reguladas por la norma UNE-EN 50550. Gracias a ella, se garantiza la calidad de los protectores y la correcta protección de los equipos. A parte de cumplir con esta norma para elegir correctamente el protector uno ha de tener en cuenta la corriente de cortocircuito de la instalación.
Por último hay que saber que varios fabricantes proponen un sistema combinado de protección de sobretensiones transitorias y permanentes.

Soluciones Cirprotec
- V-CHECK MPT mini, el protector definitivo contra sobretensiones
Este dispositivo ofrece máxima protección contra sobretensiones (transitorias y permanentes POP), fácil de instalar (precableado), con el IGA integrado y en el menor espacio en los cuadros de electrificación (su reducido tamaño lo hace especialmente indicado para espacios reducidos y reformas donde el espacio del cuadro pueda suponer un problema). El equipo está concebido para dotar a la instalación de la máxima protección independientemente del tipo de sobretensión que se produzca, combinando una protección contra Transitorias tipo 2 de 15 KA con una protección de Permanentes conforme a las exigentes especificaciones de la norma UNE-EN 50550 POP.

- V-CHECK MR, máxima protección con rearme automático.
La continuidad de servicio es un factor clave tanto en instalaciones donde no se pueden permitir la falta de energía (servicios, hospitales,...) como en instalaciones remotas (segundas residencias, torres de telecomunicaciones,...). La gama V-CHECK MR además de proporcionar una protección completa contra sobretensiones (transitorias y permanentes) dispone de reconexión automática, lo que supone un valor añadido en tanto que evita los problemas derivados de la desconexión permanente una vez solventado la causa de la sobretensión permanente. La gama V-CHECK MR asimismo, está diseñado
conforme a la norma UNE-EN 50550 POP.


Artículo elaborado por Gonzalo Fincheira, Product Manager de CIRPROTEC para nuestra revista Luces y Ondas de Madrid  nº 118

Publicado en Noticias


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio