Jueves, 21 de Mayo, 2020

La falta de liquidez deja a un millón de personas sin cobrar los ERTE

Información de El Economista.

El Consejo General de los Colegios de Gestores Administrativos estima que más de 900.000 trabajadores incluidos en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) no habían cobrado la prestación a mediados de mayo, por lo que "muchos llevan desde marzo sin ingresar ni un solo euro". Por otro lado, la portavoz de Junts per Catalunya en el Congreso, Laura Borrás, afirmó que se iba a retrasar el pago al 10 de junio "por falta de liquidez", en una pregunta que dirigió a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.


Díaz contestó que "no es cierto" que se vayan a retrasar al 10 de junio y aseguró que en mayo "se están pagando a diario" por el acuerdo con la banca. Borrás dijo que "estamos a 20 de mayo y la mayor parte de los afectados por Ertes no han cobrado todavía". Díaz respondió que el compromiso del Gobierno con los Ertes es tal que "por primera vez en la historia se adelanta el pago una semana, al día 3 de abril y al 2 de mayo".

Por su parte, fuentes de Trabajo consultadas por elEconomista insisten en que "no hay expedientes pendientes" y declaran que es "imposible que queden 900.000" personas sin cobrar, pues "las prestaciones ya están reconocidas y aprobadas y se están pagando gracias al acuerdo con las entidades bancarias". La semana pasada sí aceptaron que había unas 300.000 personas pendientes de cobro, pero que se han solucionado estos días. No obstante, Antena 3 citando a fuentes de Trabajo, cifró en 46.000 los trabajadores pendientes de cobro


CSIF: miles de afectados
Sin embargo, el sindicato de funcionarios CSIF señaló este miércoles que miles de personas afectadas por un ERTE todavía siguen pendientes de recibir su prestación, pese a que, según remarca el sindicato, "la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, indica que esta cuestión está resuelta". "Esta situación genera incertidumbre, decepción y, desde luego, vulnerabilidad en este colectivo de desempleados, que traslada su profundo malestar a los trabajadores del Sepe, que son quienes dan la cara con su trabajo diario ante la irresponsabilidad reiterada de las declaraciones políticas", remarca.

El Colegio de Gestores ha obtenido la cifra de 900.000 trabajadores pendientes del cobro a través de una encuesta al colectivo de gestores administrativos los pasados 13 y el 14 de mayo, a la que ha respondido el 16% de los mismos. El decano de los Graduados sociales de Barcelona, Gerona y Lérida, Carlos Berruezo, confirma a El Economista estos problemas, que ponen de manifiesto diariamente los colegiados. Todos muestran la incomprensión que supone que en un mismo ERTE se puedan dar casos de empleados que cobran con normalidad, otros que no cobran, otros que no están cobrando todo lo que les corresponde -apunta el caso de un trabajador al que se ingresaron solo 32 euros- e, incluso, alguno que cobró en abril y no ha cobrado en mayo.

Sin embargo, por encima de la extensa casuística, el decano de los Graduados sociales de los tres colegios catalanes denuncia la falta de "relación" con el Sepe. Han solicitado en varias ocasiones al Servicio Público que establezca un protocolo para que los gestores de los ERTE ya sean graduales sociales, gestores, abogados o las propias empresas, puedan conocer cuál es el error que provoca que, en una misma empresa, unos trabajadores cobren y otros no, o menos de lo que deberían recibir. Lo que genera gran frustración, pues al desconocer el problema de tal o cual trabajador, no pueden resolver su situación.

La frustración la sufren especialmente los trabajadores, según reconoce Berruezo y el resto de gestores consultados por eE. Apuntan, incluso, que algunos están teniendo problemas para poder alimentar a sus familias.

Joan Torres, presidente de la Federación de Asociaciones de Gestores Fiscales, confirma que en Ibiza, donde trabaja, se repite este tipo de problemas. De hecho, en la rumorología se habla de que podría haber un millar de expedientes en Baleares aún sin resolver. Aunque el principal problema se ha producido, precisamente, con los primeros ERTE presentados entre el 24 y el 30 de marzo, antes de que el Ministerio de Trabajo estableciese una nueva forma de aprobar los expedientes.


Trámite de la empresa
Entonces, se determinó que todo el proceso correría a cargo de las empresas, que, junto con la presentación del Erte para su aprobación por las autoridades laborales, se tenían que encargar de tramitar la solicitud de las prestaciones de toda la plantilla afectada. A tal fin, el Sepe sacó una plantilla en un Excel para que las empresas cumplimentasen los datos de cada trabajador afectado (DNI, número de teléfono, número de afiliación a la Seguridad Social, cuenta corriente en la que realizar el ingreso y la fecha de aprobación del Erte desde la que surge efecto la prestación). Berruezo confirma que esa plantilla ha sido corregida varias veces para ir solventando ciertos problemas. Por ejemplo, que el Sepe no estaba tramitando el pago de trabajadores que no estuviesen previamente registrados en sus bases por desempleos anteriores. Lo que se solventó haciendo que los trabajadores se diesen de alta en las oficinas del paro.

La realidad es que aquellos trabajadores que no han cobrado aún o con errores no pueden reclamar directamente al Sepe, deben ir a sus empresas que, a su vez, suelen poner en conocimiento de gestores que no pueden solucionar el problema por falta de canal y protocolo.


Teléfonos que no se cogen y correos que no se contestan
Una queja unánime por parte de gestores y graduados sociales es la imposibilidad de contactar estos días con el Sepe, ni por teléfono ni por email. Jesús Prado, un gestor de Madrid, confirma a eE irregularidades en las prestaciones de las 27 empresas con las que trabaja y señala que hasta mayo no cobró ninguno de los trabajadores afectados. Y, a día de hoy, calcula que la mitad sigue sin cobrar. E incide en la imposibilidad de contactar con el Sepe para poder corregir los numerosos errores.

Iguales argumentos esgrime Pere Alcalde, otro gestor de Barcelona, que cifra igualmente en la mitad los trabajadores que aún no han cobrado, sobre un total de 700 personas. Y se queja, igualmente, de la falta de un canal donde reclamar. Desde CCOO denuncian la falta de personal que hay, pues no se han cubierto más de un millar de bajas. Algo en lo que inciden también en CSIF. Ambos sindicatos resaltan que la contratación de unos 800 interinos no ha sido una solución por su falta de experiencia.
Leer 53 veces


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio