Miércoles, 8 de Agosto, 2018

La picaresca en el cableado estructurado

Existen en el mercado nacional cables UTP que en lugar de estar construidos en cobre como exige la normativa, son de alambre de hierro cobreado, y últimamente han aparecido cables UTP de alambre de aluminio cobreado, conocidos como CCA (Copper Clad Aluminum ). Estos últimos tienen los conductores de aluminio con un baño exterior de cobre que les da una apariencia como de cobre macizo.
El coste del aluminio es sensiblemente inferior al del cobre, lo que representa un importante beneficio comercial.

Un instalador no especializado no notará la diferencia, pero el usuario final pagará los problemas que sin lugar a dudas se le presentarán en el futuro.

Además de los riesgos que comporta para el instalador el uso de cables no certificados, pueden presentarse los siguientes problemas:

Problemas en el tendido de los cables debido a que los cables de aluminio soportan durante la instalación menores esfuerzos de tracción que en el caso del cobre. Riesgo de rotura de los conductores de aluminio.

■ Debido a la menor resistencia del aluminio, y a ser más quebradizo, no admite radios de curvatura reducidos, con el riesgo de romperse.

■ Alta probabilidad de fallo en los test, que puede requerir la sustitución del total del cableado de aluminio.

■ Alta probabilidad de fallo en uso en PON, GPON y Gigabit Ethernet IEEE 802.3-2008, debido a las peores características de transmisión del aluminio.

■ Problemas de caída de tensión en los cables de aluminio que impiden el funcionamiento en PoE (Power on Ethernet ) IEEE-802.3af /at.

Fallos de contacto en los conectores. Los conectores y paneles están diseñados con contactos de cobre por desplazamiento de aislante. Las uniones del cable con los conectores son siempre cobre con cobre. En el caso de los cables de aluminio, tendremos en cada contacto uniones del terminal, que es de cobre, con el cable, que al ser de aluminio originará un par galvánico que oxidará el aluminio, inutilizando el contacto. Si tenemos en cuenta que cualquier enlace de cable UTP son 4 pares, tendremos 16 contactos defectuosos (8 en cada extremo del cable).

■ La posibilidad estadística de fallo es enorme.

■ Los problemas aparecerán pronto, no solamente en el momento de la instalación o el testeado del cableado, sino que con el tiempo, por las características del aluminio que se oxida rápidamente en contacto con el aire, se vuelve aislante, interrumpiendo la continuidad de las conexiones.

■ Al no cumplir la normativa exigible, tanto el técnico titulado que efectúe la inspección ICT, como cualquier problema que aparezca durante la garantía de la instalación, podrán requerir del instalador que se haga responsable y tome a su cargo la sustitución total del cableado de aluminio por otro de cobre, cumpliendo con EN-50288-6-1.

Recomendaciones

Ante esta situación, Openetics recomienda:

■ Utilizar siempre cables de cobre certificados.

Desconfíar de los productos “low cost”, suelen incluir trucos.

■ Para los cables UTP Cat 6 pedir al proveedor certificado de cumplimiento de la normativa EN-
50288-6-1.

■ No correr riesgos innecesarios poniendo en peligro la calidad de sus trabajos.


Información facilitada por Openetics
Leer 372 veces


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio