Jueves, 30 de Noviembre, 2017

La CNMC desmantela cinco cárteles integrados por 11 empresas y una asociación empresarial

La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha desmantelado cinco cárteles de los que son responsables 11 empresas y una asociación empresarial. Fabricaban y distribuían cables eléctricos de baja y media tensión para la construcción de hospitales, uso doméstico, edificación de viviendas, obras de empresas energéticas, telefonía, ferroviarias, navales y grandes proyectos internacionales.

Las empresas, con sede en España (Madrid, Barcelona, Valencia) y Portugal, amañaban los precios y otras condiciones comerciales, y se repartían los proyectos para asegurar sus ganancias encareciendo las obras, hasta que uno de ellos denunció los hechos ante la CNMC. Las sanciones se elevan a 44,7 millones para las empresas y a 80.000 euros para la asociación.

La creación de un cártel es la conducta ilícita más lesiva para el buen funcionamiento de la economía, pues encarece los precios de los productos y se convierte en una barrera para la competencia. Los hechos han quedado acreditados en los mails, WhatsApp y cuadernos de notas recopilados durante la investigación, que acreditan las 52 reuniones que mantuvieron para pergeñar y vigilar su modus operandi. 

 Cártel de los fabricantes

Según informa la CNMC en comunicado de prensa, el primer cártel lo crearon las siete principales empresas fabricantes de cables de baja y media tensión llevando la iniciativa en la mayor parte de ocasiones las líderes en dicho mercado (General Cable). En colaboración con la asociación FACEL, acordaron de manera sistemática y continua las tarifas y descuentos del suministro de cables, la fecha de aplicación de las tarifas acordadas en cada momento y la de su anuncio a los clientes, los plazos de pago, las condiciones de suministro e incluso la línea argumental que debían seguir todos ellos para justificar los cambios de tarifa ante los clientes. Pero además, se ha acreditado que se repartieron 332 proyectos de suministro de cables a grandes clientes y hasta existen evidencias de que llegaron a acordar el boicot a algunos clientes.

Estos hechos se produjeron desde 2002 hasta 2015, cuando se realizaron cerca de 52 reuniones con la colaboración de FACEL.

Por todo ello, se considera que han cometido una infracción constitutiva de cártel, consistente en la adopción de acuerdos de fijación de precios y otras condiciones comerciales, y de reparto de proyectos de suministro de cables de baja y de media tensión con la colaboración de FACEL, de la que son responsables las siguientes siete empresas fabricantes: Cabelte Incasa Industria Navarra de Cables, Grupo General Cable Sistemas, Miguélez, Nexans Iberia, Prysmian Cables Spain, Solidal Condutores Electricos, s.a. y Top Cable.

Cárteles entre distribuidores y fabricantes

Por otra parte, este tipo de acuerdos de reparto del suministro de cables se ha llevado a cabo entre una distribuidora y cuatro empresas fabricantes. La mecánica de reparto de grandes clientes (empresas instaladoras, ingenierías, eléctricas, etc.) o proyectos de gran envergadura (grandes infraestructuras, centrales eléctricas, parques eólicos, etc.) ha sido prácticamente idéntica y se realizaba a través de las denominadas “coberturas”. Cuando un gran cliente solicitaba una oferta de suministro de cables a distribuidoras y fabricantes, las empresas previamente acordaban el precio a ofertar al cliente en la licitación, de modo que los fabricantes ofrecían un precio superior al del distribuidor para asegurarse de que este último resultara adjudicatario. Una vez adjudicado el proyecto a la distribuidora -que “pilota” el acuerdo, según la terminología usada por las empresas- ésta compensaba a los fabricantes implicados encargándoles la fabricación de los cables en ese u otro proyecto. Todo ello suponía, en la práctica, un incremento de los precios fijados para el suministro de dichos cables al cliente final, pues los acuerdos de cobertura con los fabricantes permitían a las distribuidoras fijar al aza el precio de sus ofertas, pues conocían ya los precios, también incrementados, que ofertarían dichos fabricantes.

De conformidad con el programa de clemencia, la CNMC ha eximido del pago de la multa impuesta a Grupo General Cable Sistemas y a su matriz General Cable Holdings por un montante total de 12,669 millones de euros.

 
Leer 49 veces


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio