Lunes, 31 de Julio, 2017

La subasta de renovables reactivará el sector con inversiones de 3.500 millones de euros en fotovoltaica y la creación de puestos de trabajo

La última subasta de renovables, celebrada el pasado 26 de julio, puede contribuir a dar un vuelco a la situación de estancamiento que vive la fotovoltaica en España, ya que la totalidad de la puja fue a parar a esta energía alternativa y en la que hubo un claro vencedor, ACS, que a través de su  filial Cobra, se llevó 1.550MW de potencia solar fotovoltaica, la mitad de lo que el Gobierno propuso a subasta.

El grupo Forestalia se adjudicó 316MW de energía fotovoltaica también en la puja celebrada por OMIE el 26 de julio. Además, Enel Green Power España, propiedad de Endesa, logró hacerse con 339MW. “Todas las compañías han conseguido entrar en la puja con ofertas al máximo descuento que permitía la subasta, que era del 65% sobre el valor estándar de inversión de una planta para la fotovoltaica. Este descuento es mayor que en la subasta de mayo, cuando estaba en el 59%”, según datos del diario El Confidencial.

UNEF ha valorado positivamente el resultado de la subasta de energías renovables celebrada hoy, en la que se ha adjudicado la mayoría de proyectos a la fotovoltaica. Este resultado supondrá una importante reactivación del sector, ha comentado la patronal, “con unas inversiones estimadas en 3.500 millones de euros, y la creación de nuevos puestos de trabajo”.

En esta licitación, “las empresas españolas, que en los últimos años se han visto obligadas a internacionalizarse para sobrevivir, han sido las principales ganadoras, y la potencia total asignada ha sido superior a la que se instaló durante los años 2007-2008, cuando el sector fotovoltaico vivió un crecimiento espectacular”, asegura UNEF.

La patronal fotovoltaica, a través de su informe anual, ha incidido en que en un escenario de aumento anual de la capacidad de generación fotovoltaica, este sector podría generar un 140% más de empleo, es decir, entre 15.000 y 17.000 puestos de trabajo adicionales hasta 2025. Del informe también se desprende que este incremento de capacidad productiva (de entre 500 MW y 1000 M en grandes instalaciones y de entre 150 MW y 300 MW en pequeñas instalaciones de generación distribuida) impactaría directamente con la reactivación de la actividad industrial en España.

El sector fotovoltaico crece a un ritmo lento en España respecto a otros países. De este modo, en 2016, la potencia instalada en fue de 55 MW, frente a los 49 MW registrados el año anterior, y acumuló una potencia total de 4.729 MW. De esta potencia instalada el pasado año, más de un tercio corresponde a proyectos aislados de la red.
 
Leer 95 veces


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio