Lunes, 20 de Noviembre, 2017

Adquirir un vehículo pequeño para el día a día y alquilar en vacaciones supone un ahorro aproximado de 3.000 euros en cinco años

La compañía de alquiler de vehículos Sixt ha realizado un estudio para evaluar los costes de estas opciones de compra de un vehículo y su sustitución pasados cinco años y ha llegado a la conclusión de que cuanto más elevada es la categoría del vehículo mayores son estos costes, por lo que adquirir un vehículo más pequeño para el día a día y alquilar coche para las vacaciones puede ser una alternativa rentable, “sin olvidar que un vehículo más pequeño resulta más práctico en ciudad”.

En dicho análisis, Sixt ha tomado como supuesto a una familia de cuatro personas. En este caso, “su necesidad para viajar cómodamente es de, al menos, una berlina familiar del segmento C o un SUV de tamaño medio. Sin embargo, en el uso diario con un coche del segmento B es suficiente, incluso resulta válido para afrontar pequeños viajes con total solvencia”.

“Supongamos que esta familia decide comprar un modelo del segmento C familiar para viajar y también para utilizar a diario, por ejemplo, un vehículo con motor de gasolina con 125 CV. El precio de este modelo es de 25.000 euros y su devaluación en cinco años con un kilometraje medio es de aproximadamente 14.000 euros”, continua.

Por el contrario, si esta familia decidiese comprar un modelo del segmento B para uso diario y alquilar coche para sus vacaciones “el modelo equiparable sería, por ejemplo, un Volkswagen Polo (o similar) con un motor de gasolina de 90 CV. El precio es de 15.600 euros y su depreciación en las mismas condiciones que el supuesto anterior sería de unos 9.000 euros”.

“El consumo de este coche es menor, lo que supondría un ahorro -con un kilometraje medio de 20.000 kilómetros al año- de aproximadamente 750 euros en cinco años. Además, al ser un vehículo de una categoría inferior los costes de mantenimiento del vehículo son menores. Según el supuesto realizado en cinco años el ahorro en mantenimiento estimado es de 1.750 euros (revisiones, neumáticos, pequeñas averías posibles, etc.) y en el seguro 500 euros”.

Todo esto sumado al menor consumo del vehículo pequeño supone un ahorro aproximado de 3.000 euros en cinco años, concluye la compañía.

Sixt, además, suma la depreciación, el consumo y los demás gastos para determinar que se pueden ahorrar 11.750 euros al comprar un coche del segmento B en vez de un familiar del segmento C.

A la hora de viajar, la compañía recomienda alquilar un vehículo con una gran capacidad de carga. Como ejemplo, señala que alquilar en Sixt un vehículo del segmento C similar al ejemplo de compra planteado o cualquier otro modelo equivalente durante esos días al año supone un coste de 1.800 euros, “lo que multiplicado por cinco años asciende a un total de 9.000 euros sin tener en cuenta posibles descuentos y campañas”.


“Por lo tanto, el cómputo total inclina la balanza económica del lado de la opción de compra de un coche del segmento B y alquilar otro más grande para viajar. Esta opción supone un ahorro de 2.750 euros respecto a comprar un coche del segmento C familiar para utilizarlo durante cinco años”
, determina.


 
Leer 107 veces


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio